Compartir

jueves, 23 de septiembre de 2010

A Woman to left lonely




"A simple conversation for the new men now and again
 Makes a touchy situation when a good face come into your head". Janis Joplin 

A Janis la conocí en la Clínica de Adicciones del Instituto Nacional de Psiquiatría. En aquel momento era una adolescente cautiva entre los renglones de su carnet de citas. Se había acostumbrado a responder las entrevistas diagnósticas estructuradas mientras los residentes aporreaban con furia la máquina de escribir sin siquiera notar su presencia. Sonreía poco, lo que hacía de tez pálida un atardecer lacónico.

En la primera cita la observé y guardé silencio. Alzó la cara. Los rasgos finos de su rostro resaltaban una mirada dura, suspicaz, que no temía sostener la tensión y mucho menos el silencio. Sinceramente no recuerdo cómo fue la primera sesión sin embargo el primer acuerdo que tomamos fue ignorar los 7 diagnósticos que lapidaban un grueso expediente que no decía nada de ella. Poco tiempo después retiramos los 4 psicofármacos que simbolizaban la fobia de los 6 psiquiatras que la habían “visto” antes que yo. Ningún cataclismo acaeció al dejar los “chochos” y
logró darle voz a lo que en ese momento le angustiaba. Durante las sesiones hablábamos de todo menos de drogas lo que me permitió acompañarla a través del valle de las adicciones y después de un año ella continuó.

Después de dos años me buscó nuevamente. Actualmente es una joven atractiva, inteligente y una brillante estudiante de ingeniería en una de las escuelas más exigentes de México. Sin embargo tras la ruptura de una relación micromachista de tipo utilitario presenta un episodio depresivo que actualmente está resuelto.

En la última sesión abordamos su negativa a “confiar de nuevo” y argumentaba “que todos los hombres son iguales” y retrataba de una forma razonable la inequidad de las mujeres en una relación de pareja. De forma errónea yo trataba de clarificar el contenido de su discurso argumentando que debíamos observar los motivos de su elección. Buscaba psicologizarla cuando ella estructuraba la comprensión de lo que debían de ser las relaciones equitativas de pareja. En ese punto estaba apagando su voz, reforzando su idea de inequidad y alejándome. Hice una pausa y le pedí que me dejara alcanzarla y acordamos que escribiera su percepción lo que a continuación reproduzco de forma íntegra:

“Un hombre después de una mujer es más hombre. Una mujer después de un hombre es una puta.

Ciertamente la cultura ha revolucionado y los mitos impuestos por generaciones han ido desapareciendo aunque permanecen en los viejos y en algunos jóvenes también, con esto se crea un conflicto social entre hombres y mujeres.

Por una parte en casa las cosas dichas a las mujeres por parte de los padres son: tienes que ser virgen para que tu marido te respete y confíe en ti, si andas con uno y otro ¿Qué van a decir de ti? ¡Nadie te tomará en serio! Y menos frecuente -una mujer después de un hombre es una puta-. A los hombres en cambio los tratan como campeones, superiores, no les dan una medalla o trofeo porque no pueden pero si los premian con muchas mas cosas.

Por otra parte, en la telebasura se muestran cosas terriblemente contradictorias e incongruentes, en un canal X se escucha hablar de respeto hacia la pareja mientras en el otro se muestran escenas en donde la mayoría de las veces el hombre es infiel, y es correcto porque entre más mujeres tengan son más hombres, entonces, ¿con qué argumento nos quedamos las mujeres?

Y los hombres aún más insensatos e incongruentes, hablan y hablan y no terminan de hablar de las chicas, si lo hacen –son unas putas- si no lo hacen –son unas estúpidas-. Si lo hacen ellos, pasan a ser la admiración de los amigos y de todos.

Entonces, ¿qué pensar? ¿Cómo crearnos fundamentos y buenos argumentos nosotras? ¿Cómo darle batalla a esto? ¿Cómo hacer lo que se nos venga en gana? ¿Dejando de pensar en lo que dicen los demás?, ¿Cómo hacerlo? ¿Creándonos principios e ideas propios? ¿Cómo desaparecer este pensamiento? ¿Desapareciendo a los viejos y educando a los nuevos?

Los hombres son los cazadores y no permiten ser los cazados, esa arrogancia no nos permite a nosotras marcar la diferencia, por lo tanto lo anterior nos resulta un mucho imposible porque irrealmente nos importa primordialmente lo que los demás piensen antes de ponernos como prioridad a nosotras misma y a nuestro pensamiento.

Es erróneo quizá pensar en nada de esto porque ¿En dónde queda el respeto a la individualidad? La verdad es que no lo sé, cada persona es un mundo, todo está “bien” fundamentado y es probable que jamás encuentre las respuestas.”

Esta postura me cuestiona como ser humano, como padre de una hija, como pareja y como psiquiatra. Elijo (co) construir , ser observado y cuestionado.




El boceto pertenece a Ritsuka Okazaki (Ritsu)

5 comentarios :

Anónimo dijo...

wooow! qué buen argumento, te deja pensando mucho....

melissa vega dijo...

Buen Blog Dr.

Tantos valores mal interpretados no hacen más que perpetuar el machismo en nuestra sociedad.

Es importante que en casa fomentemos la igualdad y el respeto. Brindemos de herramientas (información) a nuestros hijos y les expliquemos los beneficios de llevar una vida sana y los riesgos de la promiscuidad.

@melissavega18

Anónimo dijo...

es imposible la equidad si cuando ganamos más nos pintan el cuerno, si ganamos menos nos humillan, cuando dejamos nuestra carrera de lado por la familia somos "sumisas" si elegimos la carrera somos "solteronas margadas" si ni nuestros cuerpos estan hechos para la equidad, si pares antes de los 19 te libras del cancer, y si no pares casi te lo aseguras!
equidad? no.. no creo que se pueda lograr.
"hay que ser mujeres completas".. sabes que la mayoría de las mujeres que manejan algún negocio exitoso estan solas?... entonces hay que estar solas para triunfar? no.. entonces hay que tener una familia para estar completas? no..

anna.s dijo...

Félix, es excelente la reflexión que deja tu artículo y sobre todo que es tan necesario llevar a la gente la posibilidad de recapacitar las ideas equivocadas que hacen tanto daño.
Me alegra que continúes involucrado en este tema y te felicito por ello.
Un fuerte abrazo!!

María Elena dijo...

...cuando nace una mujer es maravilloso, los comentarios son sobre el "maquillaje"; cuando nace un hombre..."el maquillaje" viene inserto...entonces como hablar de equidad, si la diferencia es anterior al juicio?
Saludos Dr. Felix
María Elena