Compartir

viernes, 5 de abril de 2013

UNA RUPTURA MÁS EN EL TEJIDO SOCIAL: 15 AÑOS DE CONFLICTO MEDICO PACIENTE





La noche de ayer los familiares de un paciente golpearon a un gran amigo y excelente  médico. Laboraba como “08” en un Hospital de Seguridad Social Institucional,  a causa de la falta de oxígeno en una toma del servicio de medicina interna, los hijos de Don Juan, lo esperaron al término de su turno y molieron a patadas. ¿Por el oxígeno? ¿esta es una responsabilidad administrativa o probablemente del área de mantenimiento? ¿Qué haces en un hospital sin espacio disponible? ¿Le retiras el oxígeno a otro paciente?  No tengo claro de quien es la responsabilidad  pero definitivamente no es médica. Mientras escribo estas líneas profundamente indignado y conteniendo un profundo sentimiento de frustración, el  Dr.Negrete de 33 años sufre edema cerebral y  fractura de órbita. Su hijo de 6 meses está con su madre en la banqueta, esperando noticias.


El impacto de la crisis institucional del sistema político mexicano  impacta al Sistema Nacional de Salud y el Personal de Salud se enfrenta a dos lustros de retraso en esta materia.


Lustros de crisis en el sistema político mexicano han puesto en jaque figuras mentoras, de envergadura moral, que en  nuestra cultura comunitaria jugaban un papel fundamental en la cohesión social y la identidad nacional.  Actualmente, infectada  la consciencia colectiva con la virulencia cínica del sindicalismo mexicano y la corrupción que se anida en las cúpulas de poder de las instituciones del Estado, figuras como la   del maestro de educación pública y el médico son un elemento más de esa masa informe de descomposición.


Es una realidad innegable, al  evaluar retrospectivamente los últimos 30 años en la historia del Sistema Nacional de Salud,  que poco se ha hecho para limitar el desequilibrio social, lo que ha resultado en grandes sectores de la población sometidos a un estado de vulnerabilidad y marginación. Ante este horizonte sociodemográfico las tendencias epidemiológicas se muestran atípicas, pues se mantiene la tendencia de enfermedades infectocontagiosas, propias de países subdesarrollados,  que se explican por el fracaso de las políticas de Salud Pública y Regulación Sanitaria y la emergencia de enfermedades crónico degenerativas, trastornos neuropsiquiátricos y relacionados con las adicciones  propias de países desarrollados.


En este periodo de la historia moderna de México, se puede observar que las políticas de salud  abonan demasiado a generar grandes plataformas  clientelares  movilizadas a través del acceso sistemático a programas de salud y seguridad social, como lo fue Solidaridad actualmente Oportunidades que administra la pobreza a través de la infraestructura del primer nivel de atención a la salud,  que cabe resaltar no fue diseñada para tales fines ni el capital humano formado para realizar dichas tareas. Lo que resulta en sobrecarga y descuido de la prevención, promoción y atención primaria a la salud,  tareas para las cuales sí fue diseñado y formado personal.  Esta crisis humana  de valores, genera una sobrecarga para el segundo nivel de atención de la salud y colapsa presupuestalmente las instituciones de salud y a la población le genera gasto catastrófico muchas veces insostenible. El personal de atención a la salud, ante crisis tiende a adoptar acciones defensivas que lo alejan más de la idiosincrasia cultural que le albergaba y protegía lo que incrementa el numero de controversias al respecto del “acto médico” y sin ánimos de justificar la violencia,  ante la frustración de “quedarte sin oxígeno” cualquiera desquita la frustración en contra de aquello que le represente la Institución que oportunamente te descontaba de nómina pero no te brindó un servicio que es por derecho.


Los usuarios de los servicios de Salud, mantienen en una lucha constante para acceder a servicios básicos de salud, como el último bien jurídico que resta por resguardar,  siendo el personal de salud  un punto álgido de confrontación social, ante  el advenimiento del  Seguro Popular y el colapso de los grandes institutos de seguridad social enfrentan al gremio médico a una de las más graves crisis en el sector. Para limitar la ruptura al tejido social, cabe destacar el papel que ha tenido la implantación de un Modelo Nacional para resolver las controversias médicas, a través de la aplicación de mecanismos alternos a la disputa judicial, que al no poder elevar el derecho a la salud como rango constitucional a la realidad social, trata de dirimir a través de la creación de la CONAMED una instancia como medio de contención al conflicto social y el colapso institucional, pues en poco ha contribuido a Reformar las políticas en Materia de prestación de Servicios de Salud, Regulación Sanitaria y políticas de Salud Pública, conformándose como un órgano en paralelo a las fallidos Juntas de Conciliación y Arbitraje cuya naturaleza no autónoma poco contribuye a una resolución de fondo.


Y ayer Rosario con sus pendejadas en red nacional…. lo que no se logre  abatiendo  marginación e inequidad social, se seguirá tiñendo de rojo en el pavimento.

PD. Colega que te alquilas para instituciones de gobierno, la vulnerabilidad se incrementa a diario y a ti no te van a proteger como a los Hermanos Monreal, eres ciudadano de tercera.


México 2013

1 comentario :

ALEJANDRA PEÑA dijo...

He entendido el caso del Dr. Negrete. Desgraciadamente, regresando al punto de la injusticia y recordando una gran frase de usted, "La ignorancia es atrevida", es una pena que una representante de nuestro país como es Rosario Robles, ya que dirige una secretaría, tenga tal grado de ignorancia. Como ciudadana la invito a conocer la trinchera desde abajo. Gracias Dr. Por la información.