Compartir

miércoles, 26 de junio de 2013

Hacerse Amar. Una posibilidad para la mujer desde el psicoanálisis.

Los malestares de la mujer desde el psicoanálisis, parte 1





Es común que aparezca en la escucha del analista una queja particular en el decir de las mujeres: me siento sola, me siento vacía, me siento insatisfecha, estoy desamparada. Las mujeres creen que no hay posibilidades de solución ante esta situación, al no encontrar alternativas aceptan diferentes situaciones nocivas con tal de permanecer en una relación que aparentemente cubre su padecer.

El psicoanálisis ofrece una explicación a estos hechos. Hace más de cien años Freud identificó que la estructura psíquica y emocional de la mujer se ve afectada por su condición orgánica. Esto significa que la diferencia innegable en lo anatómico (entre hombres y mujeres) tiene consecuencias en lo psicológico. Se puede o no estar de acuerdo con esta explicación, sin embargo las


alternativas que ofrece el psicoanálisis en el tratamiento de los malestares de la mujer han comprobado su efectividad.

¿Cómo lo hace? El psicoanálisis reconoce que el vacío que siente la mujer es constitutivo, por lo tanto no necesita ser llenado, como consecuencia abre la posibilidad de que la mujer a partir de este reconocimiento construya una relación de amor verdadero.

Las alternativas desde otros enfoques terapéuticos generalmente intentan una solución conductual ante la queja de las mujeres: si se siente sola únase a un club y conozca amigos; si se siente vacía ocúpese con el mayor número de actividades posible. Finalmente estas opciones no atienden la queja, intentan cubrirla, produciendo un sentimiento de frustración que mantiene su padecimiento.

La frustración generada por el fracaso en modificar su situación emocional conduce a establecer relaciones de odio. Sabemos de la satisfacción que se obtiene del odio, se caracteriza por ser inmediata, no implica esfuerzo alguno, facilita tratar a los otros como desecho y obtener el placer inmediato que proporciona la destrucción. Lo que el psicoanálisis propone es no ceder ante la satisfacción inmediata, tomar la decisión de incluir y acoger al otro, a través de un reconocimiento y la aceptación de la diferencia que siempre nos marca.

El psicoanálisis abre para la mujer la posibilidad de dejar de esperar que alguien más llene su vacío y de esta forma hacerse amar. Ofrece una posibilidad real para la mujer de alcanzar su felicidad.



Referencias Bibliográficas:Freud, S. (1925). Algunas consecuencias psíquicas de la diferencia anatómica entre los sexos. Tomo XIX Obras Completas de Sigmund Freud. Buenos Aires: Amorrortu.
Bravo, G. (2013, 16 de junio) Los chinos, cada vez más lejos de Mao y más cerca de Freud. Recuperado el día 22 de junio del 2013
Miller, J. (2011, 3 de marzo) Signo de amor. Recuperado el día 22 de junio del 2013

*Imagen "Mujer saliendo del psicoanalista" Remedios Varo (1961)

No hay comentarios :